Prevención del cancer de boca


El cáncer de boca es, lamentablemente bastante habitual. Se localiza en los laterales y debajo de la lengua, encías, paladar, labios o mejillas. Es imprescindible un diagnóstico anticipado para evitar todo los posible la evolución del tumor, ya que puede estar oculto de 10 a 20 años.
Los factores de riesgo son variados: herencia, tabaco, alcohol, virus químicos ingeridos en la comida, contaminación, radiación solar…
Muchas sustancias pueden tener capacidad de generar cáncer, y, otras, pueden prevenirlo. Ambos tipos pueden estar incluidos en una dieta. Son cancerígenos habituales emulgentes como el E435, las micotoxinas, los ahumados (hidrocarburos), los nitratos, las bebidas muy calientes y el tabaco, entre otros.
Acciones reiterativas pueden causar lesiones cancerosas: mordisqueo de labios y mejillas, el roce de las muelas desgastadas, el calor de la pipa o cigarro mantenido entre los labios o el sol sin protección labial específica.
Por otro lado, los antioxidantes ayudan a protegernos. Vitaminas E y C, coenzima Q10, betacaroteno. También consumir mucha verdura, té verde, frutos secos, levadura de cerveza…
El cerebro emocional comunica con las glándulas endocrinas y se generan hormonas del estrés que frenan la inmunidad. El equilibrio psíquico es fundamental, así como una dieta sana y equilibrada. Hacer controles periódicos en el dentista es de vital importancia, debido a que cualquier lesión bucal que persista más de 10 días debe estar controlada.

Share this entry