Hasta hace pocos años la odontología restauradora, trataba en muchos casos de colocar fundas o coronas. Hoy en día lo que realizamos es odontología adhesiva, lo que supone el mínimo desgaste. El proceso consiste en restaurar la parte deteriorada,  la parte en la que queremos cambiar el color o la estética, mediante láminas y trozos de porcelana que reconstruyen la estructura del diente que se ha perdido o se ha gastado. Pero evitando desgastar las piezas en todo su perímetro o toda su estructura como se hacía a la hora de colocar una funda o corona.

 

Donostia
Vitoria