Mari Carmen

¡Paciente maravillosa que nos ha hecho felices!

Siempre que es posible, mantenemos los dientes; cuando no podemos, los reponemos con implantes.

En el caso que exponemos, pudimos salvar las piezas anteriores de la parte inferior y reponer las que faltaban. En la arcada superior, en cambio, el deterioro era tal que decidimos extraer todas las piezas, dado que algunas estaban totalmente desgastadas, otras perdidas y otras con caries subgingivales. La falta de garantía que nos daban sus piezas, junto con la necesidad de un cambio estético, hizo que nos decidiéramos por la rehabilitación de toda la arcada superior con implantes.

En la arcada inferior, en cambio, conseguimos conservar la mayoría de las piezas aunque hubo que extraer algunos molares posteriores que estaban muy deteriorados y reemplazar las ausencias con implantes.

Donostia
Vitoria