Silvia

Pánico al dentista superado

Esta señora tan agradable llegó a nuestra clínica muerta de miedo.

Un problema habitual en los pacientes es el “pánico al dentista”. Esto les lleva a abandonar el cuidado de su boca durante muchos años, hasta que no les queda más remedio que tratar sus problemas de salud y estética.

Lo primero que debemos considerar en estos pacientes es el trato de esa fobia mediante mucha paciencia y cariño.

A nivel técnico, el deterioro de la boca provenía de una enfermedad periodontal muy avanzada, común en pacientes que no acuden durante muchísimos años al dentista.

Nuestro primer plan de tratamiento siempre es mantener las piezas naturales, pero en muchos casos como este ya no es viable dada la avanzada enfermedad periodontal, el cambio de posición de los dientes y los severos desgastes con los que acudió a nuestra clínica.

Por lo que nos decantamos por un tratamiento de extracción múltiple y colocación de implantes y provisionales en un mismo día. A partir de ahí realizamos dos rehabilitaciones de porcelana y zirconio sobre los implantes osteointegrados.

Conseguir un resultado natural, estético y funcional, depende de un equipo multidisciplinar de dentistas y protésicos, y de mucho cariño en todos los pasos realizados durante la planificación y durante el desarrollo de la prótesis dental.

Antes y después de Silvia.

En un solo día extrajimos las piezas inferiores, colocamos seis implantes y una rehabilitación provisional fija. Semanas más tarde, hicimos lo mismo con la arcada superior y, finalmente, anclamos una rehabilitación de zirconio cubierta con porcelana sujeta a los implantes que habíamos colocado.

Además de conseguir restaurar la función masticatoria de la boca, en estos casos, se consigue una mejora estética de todo el tercio inferior de la cara, lo que ayuda a encontrar la armonía del rostro.

Antes y después de Silvia.

Donostia
Vitoria